La corona de madera

La madera es un material que perdura, que debido a su accesibilidad y fácil manejo se ha estado utilizando durante siglos en el interior de viviendas, aportando funcionalidad y calidez al mismo tiempo. Resistente pero a la vez ligera, versátil, sencilla, natural, que nos hace recordar a lo exterior a pesar de situarse en el interior de una estancia, son estos los motivos por los que decidí incorporar este material a toda lámpara CROÓ. 

Detalle de la corona de madera de la lámpara CROÓ Doce Lágrimas
Detalle de la lámpara CROÓ Doce Lágrimas

La corona de madera es la pieza circular que se posiciona en la parte superior del cuerpo de la lámpara, y en esta entrada explicaré su funcionalidad y proceso de fabricación.

Cumple tres funciones, que por orden de importancia son:

  • Fijación del cuerpo metálico. Para tener libertad a la hora de diseñar, necesitaba una superficie plana donde poder fijar los cuerpos de cada lámpara mediante uniones atornilladas. La idea detrás era tener una base de madera con un diámetro y espesor común, y realizar los taladros en sus caras planas en función de las necesidades de cada lámpara. 
Coronas de madera de las lámparas CROÓ Rogal, Doce Lágrimas y Uguas
De izquierda a derecha, coronas de madera de Rogal, Doce Lágrimas y Uguas
Coronas de madera de las lámparas CROÓ Rogal, Doce Lágrimas y Uguas
De arriba a abajo, coronas de madera de Rogal, Doce Lágrimas y Uguas
  •  Interfaz del cuerpo metálico con el sistema de sustentación. Gran parte del peso de la lámpara se encuentra en el cuerpo metálico, situado debajo de la corona de madera, mientras que el sistema de sustentación se encuentra por encima de la misma. La corona de madera se encarga de distribuir el peso del cuerpo y concentrarlo en los dos puntos del sistema de sustentación. 
Componentes mecánicos de las lámparas CROÓ
Componentes mecánicos de las lámparas CROÓ
  •  Decorativo.

En cuanto a la fabricación, los primeros prototipos fueron realizados por carpinteros profesionales, pero debido al alto coste y tiempo de disponibilidad de la pieza terminada, quise encontrar una manera autónoma de fabricarlas. Este fue el gran reto que tuve, no solo con la base de madera sino también con otros componentes: cómo obtener piezas de diseño propio con una calidad excelente y con un coste y en un tiempo razonable.

¿Cómo lo conseguí?

  • El corte de la madera

Todo empieza con la adquisición de un tablero de abeto cepillado de 18 mm de espesor, 190 mm de ancho y 2400 mm de largo, el cual se corta en tramos de 343 mm para una mejor manejabilidad. El corte circular lo realizo con una sierra de corona de 160 mm de diámetro exterior, unida a un taladro de columna que se encarga de hacerla girar y avanzar. Es imprescindible el uso de este tipo de taladros en bancada para esta operación por el alto par de reacción que genera la sierra, que con un taladro manual (como el que solemos tener en viviendas) generaría movimientos en la herramienta que acabarían en una pieza desechada.

Se sujeta el tablero a la base del taladro con dos mordazas y se introduce la corona muy lentamente para reducir el astillado en la mayor medida posible.

Operación de corte de la corona de madera de las lámparas CROÓ
Sierra de corona, taladro de columna y dos coronas de madera cortadas
  • Taladrado

Como he indicado anteriormente, cada modelo de lámpara tiene un patrón de taladrado en la madera distinto debido a las necesidades de fijación de su cuerpo metálico. Partiendo de un modelo en papel y un punzón, marco los centros de los agujeros a realizar, y posteriormente los perforo con un taladro manual y una broca de 5 mm de diámetro, de nuevo lentamente para evitar astillado. 

Coronas de madera de lámparas CROÓ tras el corte y taladrado
Coronas de madera tras la operación de taladrado
  • Acabado y protección superficial.

Tras estas operaciones, la pieza presenta astillas tanto en ambas caras como en el canto. El proceso de acabado las eliminará y la protección posterior protegerá la corona de madera frente a abrasiones, humedad y ciertos componentes químicos.

    1.  Lijado a mano con una lija de grano 120 siguiendo siempre la dirección de la veta, haciendo hincapié en el canto.
    2. Aplicación de una capa de tapaporos al agua en ambas caras de la pieza, y dos capas en el canto de la misma, debido a la mayor capacidad de absorción de la madera en las superficies transversales a la fibra.
    3. Lijado del canto con una lija de grano 120.
    4. Lijado de toda la pieza con una lija de grano 180.
    5. Aplicación de dos capas de barniz transparente satinado. 
    6. Secado.
Aplicación de tapaporos sobre una corona de madera de una lámpara CROÓ
Aplicación del tapaporos
Lijado manual con lija de grano 180 sobre una corona de madera de una lámpara CROÓ
Lijado con lija de grano 180
Secado de varias coronas de madera de lámparas CROÓ
Secado
  • Repaso de los agujeros.

Debido a que puede haber exceso de tapaporos y barniz en los agujeros de la corona y con el fin de evitar problemas durante el montaje de los tornillos y del cable eléctrico, repaso los mismos con una lima circular pequeña. Posteriormente lavo la pieza con un trapo húmedo y ya estaría lista para ser montada.

Así es como fabrico la corona de madera. Como veis, gran parte del proceso es manual, lo que hace que sea muy difícil sacar dos piezas iguales, pero por otro lado le confiere algo especial, singular. 

Si veis alguna forma de mejorarlo o poder conseguir un mejor acabado, contádmelo por correo en la siguiente dirección: contacto@croo.art. Estoy lejos de ser un experto en el trabajo de la madera, por lo que cualquier comentario será bienvenido.

¡Espero que haya sido ilustrativo y os haya gustado!

Logo CROO blanco
Logo CROO negro
Logo CROO azul

•   contacto@croo.art   •

Copyright © 2019 CROÓ. Todos los derechos reservados.